miércoles, 3 de agosto de 2011

Este es mi esposo a la salida de la Ópera Aida, que fuimos a ver al Arenas Santiago hace unos años atrás. En esa época estábamos sólo pololeando, pero sigue igual. Apenas a cambiado. Subió 10 kilos, y ahora los bajó. O sea, igual :p

Por cierto, esto es una prueba de cómo subir fotos y de cómo salen las palabras al lado.

miércoles, 14 de enero de 2009

Ha pasado un año. El stress del comienzo ya no se asoma. Silvia dijo que cuando me vió esa vez que me quedé en su casa, era ver al stress caminando, dijo yo hablaba a gritos, que me reía histérica y que luego poco más y me largaba a llorar. Yo no me acuerdo, pero Jorge dice que lloraba todas las noches cuando empecé a trabajar.
De a poco me acostumbré a los alumnos. Pude ver belleza entre tanta fealdad, pude ver hasta nobleza (algo retorcida, pero nobleza al fin y al cabo) y diversión. Además, no sólo son problemáticos, sino que están infinitamente tristes. No todos, así como no todos son problemáticos.

Ahora estoy oficialmente de vacaciones y en apariencia me quieren para el próximo año escolar. Hice buenas migas con la mayoría de mis colegas, y conversar con ellas me relaja enormemente.
De a poco me da miedo, tal vez he cambiado. "Tiembla del cordero que sobrevive entre leones". ¿Yo estoy sobreviviendo, o me estarán engordando? NO lo sé, el shock inicial ya no está, y me acuerdo de la historia de la rana que hay que cocer viva: si la arrojas en el agua hirviendo, saldrá disparada histérica, pero si la echas en agua fría y comienzas a calentar el agua de a poco, ella no se dará cuenta del momento en que muere cocinada. Moralmente hablando, significa que ver una degenarción o perversión fuerte, tiendes a salir corriendo, pero si te acostumbras a pequeñas desviaciones, llega un momento en que nada te sorprende. Puede que el shock inicial fuera el agua fría y de a poco me estoy calentando, porque apenas me sorprende su conducta. De hecho, quedo sorprendida cuando veo a un curso de un colegio normal que está en silencio en clases, no grita, ni pelea, no se masturba delante de los profesores y son ultra disimulados para copiar.

Ahora me siento bien, tengo un par de cursos todavía donde los alumnos quieren aprender y me motica a hacer la clase entretenida. Es mi período de vacaciones.
De paso, estoy pensando seriamente en volver a pintar y a dibujar y ya me compré alguos materiales.
wiiii.....

viernes, 30 de mayo de 2008

Últimas novedades

Aer... por donde empiezo...

Comencé a trabajar en un colegio que es en realidad la puerta al infierno materializada en la Dehesa. Impresionante. Los chicos son realmente especiales, todos expulsados de otros colegios o con serios problemas de aprendizaje. No sé muy bien en qué estaba pensando Tronwell cuando decidió hacerse cargo del inglés de este colegio. Ah, porque fue Tronwell quien me contrató. Ellos siempre andan en busca de profesores de inglés o traductores que quieran hacer clases, y al parecer, olvidaron convenientemente que no soy profe y me mandaron a los leones.... No he dicho a nadie que soy traductora, y cuando me preguntan si acabo de egresar les digo que sí, porque es verdad (ah, por cierto, el pase escolar me dura hasta el martes), pero no agrego que salí de traducción inglés-japonés.



Aunque por otro lado, debido al nivel de flojera, estupidez y agresividad que existe entre los alumnos, da como lo mismo ser profe o no. Silvia me contó que su primera pega como profe fue en un colegio en la Bandera en donde llegaban alumnos torturados por sus madres y abuelas. Sí: torturados (los amarraban a las letrinas hasta que se hacían pipí o peor), niños golpeados, azotados, etc. Abunda entre la gente sin educación ni instrucción (sí, ambas). Cuando se es pobre es imperdonable, pero cuando se tiene plata y eres igual de salvaje, ya da como lo mismo si en tu próxima vida serás una araña porque el alma se te ha escapado. Ergo, si mis alumnos me resultan así de imposibles, no es porque no tenga dotes de pegagogía, sino porque estoy en un colegio donde los alumnos no valen la pena. Los profesores de calidad son necesarios, pero también lo son los alumnos de calidad. De esos últimos nadie se acuerda.



Esa noche en casa de Silvia tuve un sueño:

Me nombraban gerente de una empresa enorme sin que yo conociera nada, ni siquiera cuál era el servicio que prestaban.. Yo estaba asustada porque sabía que no servía para el cargo, que no estaba preparada ni entrenada para algo así (mi trabajo como profe en un colegio donde se necesita gente especializada en niños problemas, yo sólo sé inglés, no pedagogía).



Luego, una mujer en la calle, una mujer autoatormentada y llena de problemas intentaba pelear conmigo, yo trataba de ignorarla y seguía mi camino, pero ella se ahorcaba a la salida de un portón negro. Yo veía sus pies descalzos colgando y balanceándose. Me negaba a levantar la vista; no quería ver su cara porque los pies de esa mujer me daban miedo: estaban sucios, sangrantes y a medida que se balanceaba, se le iban cayendo las uñas.

Esa mujer representa a los padres de los alumnos de este colegio.



Alguien me decía que esa mujer había tenido dos hijos, pero que uno había sido abortado. Ambos estaban vivos, uno era un bebé hermoso y normal, pero indefenso y el otro era más parecido a un monstruo, similar a un hombre, pero más como un muñeco de hombre, yo sabía que ése era el abortado y me prometía cuidar de esos dos niños. Los tomaba en brazos y me los llevaba a una casa que era mía, pero que en realidad no conozco. Mi padre me decía que los dejara en el patio en unas casas de perros, y eso hacía, pero luego me daba cuenta que esos niños eran mis propios hijos y morirían de frío en la interperie. Corría a buscarlos, y los entraba para que estuvieran junto a mí. Ahí un doctor me decía que era poco probable que el niño sobreviviera, porque sólo tenía 15 días de gestación cuando fue abortado. Yo me preocupaba y estaba súper atenta al progreso de mi hijo, pero cuando me acostaba junto a su cuna, Jorge se reía y me decía: "ya está muerto". Yo me aterraba y le preguntaba "cómo lo sabes?" y el me respondía: "Porque ya no tiene ojos". Ahí yo miraba al bebé y éste en vez de ojos tenía cartulinas de colores que Jorge sacaba, porque debajo de esa cartulina había otra más. Yo me desesperaba y le gritaba que lo dejara en paz, que era mi hijo y me largaba a llorar por su muerte de una manera espantosa, con todo el dolor del mundo. Ahí desperté.

Los dos hijos son mis cursos, el 5º y el Intermediate, que es una mezcla entre 1º, 2º, y 3º medio. El abortado es el curso de los grandes, mis pretenciones de hombres. Mi padre representa Tronwell o el colegio mismo, que pasa diciéndome que no me preocupe por ellos, ya que nadie lo hace. El considerarlos mis propios hijos es justamente lo que estoy haciendo, estoy en un rol que no me corresponde: yo sufro por ellos, intento explicarles, intento enseñar, pero ellos no hacen ni un esfuerzo por aprender. Mi misión es enseñar y en ellos está si aprenden o no. Pero yo he ido más lejos, yo intento escucharlos, apoyarlos, quererlos. Soy madre, cuando sólo se me pide ser profe.

De un tiempo a esta parte me volví algo más pesada con mi hijo abortado. El otro día se me "fueron a paro" porque querían que los llevara a Starbucks, o-sea!! Nunca tan cabrones, pero en fin. Mi hijo sano, que es el 5º sigue siendo mi favorito, el lunes empezaremos a jugar rol, así que hoy me compraré otro dado. Tengo uno de 20 caras, pero pensaba impresionarlos más trayendo otro de 10 ó 15 caras.

Será entretenido.


Ah, y empecé a trabajar como traductora de la USACH, y ya me pagaron mi primer cheque! Es impresionante el tiempo que toma traducir, no sé cómo lo voy a hacer para cuando lleguen más traducciones si en tronwell ahora empezaré a hacer clases in-office. Deberé conocer el mundo de Jorge en donde no se duerme jamás. Me gustaría sacar la pedagogía vespertina, pero con tanta pega dudo que pueda hacerlo, o sea, estoy preparándome para el TOEFL por las noches, sólo dos días a la semana y termino agotada! La pedagogía vespertina son todos los días por la noche. Puff, estaría reventada en una semana si es que los niños no me vuelven loca antes.

A poco no son excelentes noticias?

viernes, 31 de agosto de 2007

Es una lástima

Todo crece en mi beneficio. Ahora, si quisiera hablar en contra de la Concertación, nadie hay lo suficientemente ciego para defenderla. Ha cometido tantos horrores, es tan obvia su corrupción ahora que ya da lo mismo si alego o no en su contra. Ahora hasta me da lata. Pero en el gobierno de Lagos yo solía despreciar al gobierno, sólo que era muy tímida para hacerlo y mis conocimientos en política me desprestigiaban. Ahora veo que era en esos momentos cuando debí alegar con todas mis fuerzas. Ahora, pues ¿para qué? No es de buen gusto tirar barro al que ya está completamente inundado en mierda, sino denunciar su impureza cuando aún fingía ser brillante. Ahora ya no puedo alegar libremente, justo ahora, que he crecido, que sé más que antes y poseo más argumentos para mi descontento. Justo ahora, todo se vuelve obvio y no puedo alzar la voz.

Nada en contra de mis amigos concertacionistas. Simplemente creo que hay una pequeña ceguera fanática. Casi ingenua. Aún no conozco a alguien que crea al farsante de Lagos Weber, pero es porque rara vez hablo de política con amigos concertacionistas. Es triste en ocasiones e indignante en otras. Weber... qué horror! Compartir apellido con el Gran Max Weber. Uno que sí sabía de política.

En fin... Insisto en que es una verdadera lástima.